Los camarones son crustáceos que habitan naturalmente en agua salada y dulce (mares y ríos). Son especies factibles de ser criadas en cautiverio (estanques), constituyéndose, al término de la cría, en una fuente de alimento de origen animal altamente nutritivo y exquisito, como también en un buen negocio.

Así como en el mercado internacional los camarones ocupan un lugar de importancia, en el mercado interno ocurre lo mismo, ya sea por la creciente demanda proveniente de los extranjeros que viven en nuestro país, así como por los paraguayos que los han probado. La recría y engorde de camarones se realizan en nuestro país gracias a la asistencia técnica de la Facultad de Ciencias Veterinarias de UNA, a través de sus técnicos, y con la colaboración de profesionales extranjeros. La especie utilizada es el camarón gigante de Malasia (Macobrachium rosenberguii), cuyas poslarvas se compran de la firma Carblana, de Argentina. Los resultados de la recría y engorde de camarones se logran a los 4 u 8 meses, dependiendo si se inicia en noviembre-diciembre o julio-agosto, respectivamente.

RECRIA Y ENGORDE

Cuando por motivación de cualquier tipo una persona desea criar este animal, debe llevar en consideración, principalmente, los siguientes puntos: - Dónde realizar la cría; es decir, el terreno para la instalación de la pileta. - Qué especie de camarón criar. - Qué tipo de instalación es la más indicada. - Con qué recursos se debe contar para la construcción de esas instalaciones y realizar manejo de la cría; propios o préstamos. - La técnica a ser adoptada. - Los conocimientos técnicos sobre los mismos. - Posibilidad de mano de obra y su grado de calificación. - Los mercados existentes. - El volumen a producir. - Las futuras proyecciones de la producción. Antes de tomar cualquier iniciativa, debe adquirir los conocimientos necesarios, leyendo y/o consultando todo lo referente al tema, para dirigir adecuadamente las orientaciones sobre la biología (alimentación, aclimatación, etc.) de los camarones de agua dulce. También es aconsejable que frecuente un curso sobre el mismo, suministrado por entidades y/o técnicos altamente calificados. Además podría optar, el futuro criador, por realizar una pasantía en una granja productora o por lo menos visitarla.

TIPOS DE CRIA

Para que el criador pueda escoger, de manera adecuada, las instalaciones necesarias, es importante que sea definido el objetivo de la cría. La cría puede ser realizada por deporte o placer para distracción y sin objetivos de lucro. Con fines econó-micos, cuando el criador piensa producir para la venta. En cuanto al volumen de la producción, se pueden clasificar en: Casera, doméstica y de subsistencia, solo para el consumo del criador y su familia, amigos y venta del excedente de la producción. Comerciales: La producción es totalmente destinada a la venta. Industrial: Cuando la producción es en alta escala.

FASES DE LA PRODUCCION

Producción de poslarva o larvicultura: Para esto es necesario disponer de agua salada. Recría y engorde: Cuando el criador produce o compra las larvas y las recría y engorda hasta la época en que están listas, llegando al tamaño y peso para la venta, de acuerdo a las exigencias de los compradores. Esta técnica es la misma empleada por los avicultores, cuando compran pollitos de un día y los recrían hasta la época de venta como pollos. Este tipo de cría es lo ideal para nuestro país (mediterráneo). Venta de reproductores: Cuando se realiza la reproducción, producción de larvas, recría y engorde y venta del producto final, el criador debe contar con muchos elementos, lo cual es aún difícil en nuestro país. Se recomienda que los interesados practiquen el tipo de cría con fines económicos, considerando un volumen comercial y las fases de recría y engorde.

Dr. Javier Viveros

División Piscicultura de la Facultad de Ciencias Veterinarias. Tel. 585 574/5.

Vuelva arriba