El laboratorio de fitopatología del Instituto Agronómico Nacional (IAN), el 20 de agosto pasado, recibió muestras de plantas de sandía enfermas provenientes de la localidad de Santa Elena, Km. 21, Concepción, pertenecientes al señor Conrado Mendoza. Teniendo en cuenta esta experiencia, en este artículo desarrollaremos las características y la forma de control de algunas enfermedades que atacan a esta planta.

El análisis de las muestras traídas en el IAN detectó la presencia de los siguientes hongos: Fusariun oxysporum (Fusariosis), Mycosphaerella citrullina (mancha gomosa del tallo), Alternaria cucumerina (amarillamiento por Alternaria) y Collectotrichum lagenarium (Antracnosis).

ENFERMEDADES FUNGOSAS

* Antracnosis: Se manifiesta en todos los órganos aéreos de la planta. Los primeros síntomas aparecen como manchas circulares de diámetro variable, generalmente circundadas por un halo amarillo. Las lesiones también se desarrollan en el pedúnculo, peciolo, donde las manchas son elípticas, deprimidas. En el fruto se produce un ennegrecimiento total y este se vuelve más susceptible cuando se acerca la maduración. Se la puede controlar con un producto llamado Benlate o Dacomil * Oidio o tanimbú: Afecta a las ramas, hojas y frutos. Los síntomas se inician con un crecimiento blanco en la superfici inferior de la hoja y ramas. A medida que el hongo crece, las zonas afectadas se vuelven amarillas y finalmente se vuelven necrosas. Los frutos jóvenes cuando son atacados presentan deformaciones. Se la puede controlar con un producto llamado Karathane. * Fusariosis: Produce una pérdida de turgencia y amarillamiento generalizado. El tallo afectado presenta una descoloración del sistema vascular, más intenso en las proximidades de la raíz principal. El control se puede realizar con Benlate o Topsin. * Tuâ puâ o jembo puâ: Produce un levantamiento de todas las guías de la plantas; además causa achicharramiento de estas partes de la planta. * Mancha gomosa del tallo: Los síntomas muestran alguna variación, dependiendo del tipo de planta afectada. En los frutos, los síntomas se manifiestan en forma de lesiones circulares de bordes irregulares, al inicio acuosas, después necróticas. Las características de la lesión es la exodación de goma en tejido necrótico. En las ramas, el hongo causa formación de manchas necróticas, al principio circulares, pero después se transforman en cancro. Se la puede controlar con Benlate o Dacomil. * Mildew: En la cara superior de las hojas aparecen manchas amarillas, más o menos delimitadas por las nervaduras; en la parte inferior de las hojas se observan formaciones pardo rojizos del hongo. Control: Carbendazim, Dacomil. Amarillamiento por Alternaria: Produce una clorosis muy visible desde lejos en la parte central con necrosis que se distribuye en toda la hoja, preferentemente en el borde. Su control se puede realizar con Rovral, Dacomil y Carbendazim.

ENFERMEDADES BACTERIANAS

- Mancha angular: Afecta hojas, ramas, peciolos y frutos. En hojas aparecen pequeñas áreas de tejido encharcado limitadas por nervaduras; luego estas adquieren la forma angular típica. En frutos, las lesiones se inician como pequeñas áreas de tejido encharcado, de coloración verde oscuro, después pardo. Control: Terramicina, Auremicina, Kazmin, Fungicidas, Cúpricos, Streptomicina.

ENFERMEDADES VIROSICAS

- Mosaico: Las hojas presentan una acentuada reducción del tamaño, con áreas de tejido necrótico, entre nudos cortos, y flores anormales que con frecuencia no fructifican. Control: Uso de semillas sanas; pulverizar contra insectos masticadores y chupadores.

Ing. Agr. María Teresa Ayala

Vuelva arriba