ASOCIADOS CON EL CULTIVO DE LA PIÑA


Los nematodos son organismos, generalmente microscópicos, que parasitan en las raíces de las plantas causando graves daños físicos y fisiológicos. Una vez que su acción se desarrolla bajo el suelo, los síntomas externos de su ataque pueden pasar desapercibidos, o hasta ser incomprensibles a los productores y técnicos.

Las especies de nematodos asociados con el cultivo de la piña en el Paraguay pertenecen a los géneros Meloidogyne, Pratylenchus, Helicoty-lenchus, Rotylenchulus, Trichodorus, Paratri-chodorus y Xiphinema. Los síntomas producidos por el ataque de estos nematodos pueden ser confundidos con los causados por el ataque de cochinilla y otros parásitos.

NEMATODO DE AGALLA (Meloidogyne spp.)

Las especies de Meloidogyne encontradas en nuestro país en asociación con el cultivo de la piña son M. incognita y M. javanica. La larva de este nematodo penetra generalmente por la región del meristema apical (punta de la raíz) hasta la parte interna de la piel próximo al cilindro vascular, quedando el resto del cuerpo en la corteza de la raíz, donde succiona la savia de la planta. Al llegar a la fase adulta deposita una masa gelatinosa que contiene alrededor de 500 a 1.000 huevos por hembra, lo cual indica su alto poder de multiplicación. Los síntomas causados por este nematodo son bastante similares y bien conocidos en casi todas las plantas, pero en el caso de la piña es algo diferente. El síntoma evidente de la enfermedad son las agallas terminales, claviformes, que se desarrollan en las raíces principales, que así presentan un diámetro 3 ó 4 veces mayor que el de una raíz normal. Inicialmente, las agallas son blancas, blandas y suculentas, cambiando luego a amarillas y finalmente pardas. Además de las agallas terminales también ocurren otras no terminales en forma de huso. Otro síntoma asociado con infecciones severas de Meloidogyne es la proliferación de raíces laterales en las agallas y en el punto de crecimiento, fenómeno que se conoce como "escoba de bruja", aunque este síntoma también puede ser producido por otros organismos u otras condiciones.

NEMATODO LESIONADOR (Pratylenchus spp.)

Se han encontrado dos especies del género Pratylenchus en asociación con la piña; ellos son P. brachyurus y P. zeae. Son endoparásitos migratorios siendo el primero de ellos cosmopolita, altamente polífago y el más perjudicial para la piña. En suelo con elevada infestación de P. brachyurus, los nematodos penetran a través de las células de la piel de la raíz o a través de los pelos radiculares. La penetración también se efectúa por el meristema apical en cuyo caso las raíces mueren fácilmente. Los nematodos migran intensamente dentro de la raíz matándolas al alimentarse de ellas. A los cuatro días de la penetración, las áreas afectadas por el ataque de este nematodo son levemente descoloridas; algunos días después adquieren un color pardo intenso. En las raíces de la piña estas lesiones no muestran depresión alguna. Las lesiones pueden ocurrir aisladas o unidas, dependiendo del grado de infección.

NEMATODO RENIFORME (Rotylenchulus reniformis)

El R. reniformis es un parásito muy común en los piñales de Hawaii y Puerto Rico. En el Paraguay este nematodo se encuentra asociado a varias especies, como la piña, soja, café, cítricos, banano, mamonero, caña de azúcar y otras especies vegetales de importancia económica.

NEMATODO DE ESPIRAL (Helicotylenchus dihystera)

El H. dihystera es un parásito externo que está asociado con la piña y ocasiona graves daños a las raíces. Cuando se encuentra con una alta población y junto a los otros géneros y especies de nematodos antes mencionados, causa graves daños a las raíces de la plantación, afectando el rendimiento y calidad de las frutas de la piña. Además de los nematodos citados, la piña es atacada por otros que son transmisores de virus tales como Trichodorus, Paratrichodorus y Xiphinema.

INTERACCION CON OTROS PATOGENOS

Las especies de Meloidogyne por lo general están asociadas con otros patógenos, especialmente hongos de suelo (Fusarium, Phytophthora, Rhizoctonia y Pythium ), y bacterias del género Pseudomonas y Corynebacterium. Por otro lado, los del género Pratylenchus siendo endoparásitos migratorios, muchas veces están asociados con Fusarium, Phytophthora y/o Pythium, causando severas pudriciones a nivel de raíces. Cabe destacar además que las lesiones de las raíces causadas por los nematodos desencadenan una serie de anormalidades en toda la planta, como el debilitamiento general causado por los trastornos nutricionales, y consecuentemente la mayor predisposición al ataque de hongos, bacterias y virus causantes de enfermedades a nivel de la parte aérea.

CONTROL

Químico: El nematicida e insecticida de contacto Cadusafos (Rugby 10% G) es muy eficiente para un control inmediato de la población de nematodos. Se debe aplicar en forma localizada, alrededor de las plantas, a razón de 20 Kg./Ha. Biológico: La aplicación alternada de 1,5 l/Ha. de Sincocin AG, más 750 cc/Ha. de Bio-Bac con un producto químico ayuda a las plantas de piña a tener mayor vigor y evitar el desbalance de la flora microbiana benéfica del suelo. La aplicación debe realizarse después de una lluvia (en suelo húmedo), y para el efecto debe utilizarse un pulverizador con pico especial tipo "herbicida" que distribuya el producto en forma de abanico dentro de las hileras.

PRACTICAS CULTURALES

Se recomienda que la piña se cultive en asociación con Crotalaria retusa, que es una planta de porte bajo. Esta se debe sembrar a chorrillo en el medio de cada dos hileras de piña; esta práctica permite controlar la población de nematodos, el crecimiento de las malezas, conservar la humedad, mejorar la disponibilidad de materia orgánica en el suelo, y finalmente utilizar el rastrojo como cobertura muerta.

Ing. Agr. Alfredo R. Valiente Tecnico del IAN, Caacupe