PARA LOS POLLOS PARRILLEROS UN MAL MANEJO ES MORTAL


En los pollos parrilleros que están preparados genéticamente para ser terminados con dos kilos antes de los 45 días, la cantidad de energía que contienen las raciones es muy alta, y si se suma a la que produce el medio del galpón, es esta incompatible con la vida de los animales más grandes, produciéndose lo que se conoce como muerte súbita, que no es más que un infarto de miocardio producido por sobrecarga y deficiencia de ventilación.

Los pollos parrilleros son aves genéticamente seleccionadas para producir carne en un corto período de tiempo. Lo que antes (hace 10 años) se lograba en 60 días, hoy se logra en 40 ó 42 días. Es decir, llegar a 2 kilos de peso vivo con un consumo menor de 2 kilos de alimento por kilo de animal.
Para llegar a estos valores las diferentes líneas avícolas han ideado diferentes sistemas de crianza, de acuerdo al tipo de ave que se tenga. Hay programas de crecimiento positivo; es decir, con ganancia de peso en brusco incremento y otros donde el pollo tiene una iniciación suave; es decir, con una curva de crecimiento negativa.

PROGRAMA DE ALIMENTACION

Los programas de alimentación para los animales de crecimiento o curva positiva son muy altos, tanto que algunos tienen un requerimiento en el alimento iniciador que supera los 3.100 kilo calorías por kilogramo (Kcal/Kg.) y el requerimiento proteico alcanza el 23% de proteína bruta (PB). Además, el nivel de lisina y metionina es muy alto. Al pasar a la etapa de crecimiento el requerimiento de energía llega a 3.200 Kcal/Kg.; es decir, que para llegar a estos valores el nutricionista ha tenido que valerse o de soja integral o de aceites, pues con el uso solo de granos es imposible alcanzar estos requerimientos.
Eso significa que el animal para poder recibir esta carga de energía tiene que estar dentro de un microclima que no supere los 25° C., cosa un poco imposible en nuestro medio, sobre todo en verano, cuando dentro del galpón de las aves el termómetro supera los 40°C.
Es aquí donde se produce la suma de las calorías y juega en contra del animal que no está preparado para superar este estrés calórico. Una de las soluciones a este problema es ventilar lo mejor posible las instalaciones por medio de ventiladores o aire forzado, con o sin aspersores de agua, que ayuden a bajar la temperatura ambiente.
Otro elemento a tener en cuenta es suspender la comida en los pico de calor; es decir, desde las 10:30 de la mañana y las 14:00. Para este método es recomendable levantar los comederos, a fin de que los animales no picoteen en vacío. Si son comederos automáticos, es bueno acostumbrar a los animales a períodos largos sin alimento en las horas de calor y más frecuentes en el período fresco del día.

RECOMENDACIONES

Es muy importante tener en cuenta que cada avicultor haga su propio programa de acuerdo a los mejores resultados que se tengan. En nuestro medio no son muchas veces válidas las recomendaciones de otros países generalmente de clima frío o templado; nosotros estamos en clima subtropical y a eso tenemos que adecuarnos.
Otra de las recomendaciones a tener en cuenta es la de respetar la relación energía-proteína que recomienda la línea, pues de lo contrario se descompensan los factores de crecimiento con los de engorde y entran a jugar las carencias nutricionales que complican el panorama.

Dr. P. M. Gibert