UN SUCEDANEO DEL PETROLEO


El tártago es una planta que puede sustituir en parte al petróleo, porque sus semillas contienen una buena proporción de aceite que puede ser utilizado en numerosísimas aplicaciones industriales. Es una planta que crece fácilmente en nuestro país y representa una opción de diversificación para el agricultor.

Son muy variadas las aplicaciones industriales que tiene el ricino o tártago. En la farmacéutica se lo utiliza para la preparación de purgantes, bálsamos, jaleas y otros.
En la industria textil el tártago se utiliza como ensimaje de lana, desgrase de tejidos, humectante de telas y para la fabricación de telas impermeables. También se lo usa para la fabricación de jabones trasparentes, champúes y otros; en las curtiembres se lo usa como suavizante y en la papelería, como humectante.
En la industria siderúrgica se utiliza como aceite de corte. El tártago se usa también en la composición de pinturas y barnices.
En la industria de perfumes se lo utiliza para hacer síntesis, lápices labiales, cremas de belleza y brillantinas, entre otras cosas. Las semillas de esta planta sirven como materia prima en la fabricación del rilsán, una materia plástica de alta calidad y fibras textiles.
Se la aprovecha también en la fabricación de aceites lubricantes para motores de competición, motores diesel y reactores. En las industrias diversas las citadas semillas se usan para la elaboración de aislantes, celuloides, polvos, papel carbónico, tintas, humectantes para insecticidas, ácidos grasos y enzimas, entre otros.
Se usa igualmente para preparar líquidos de frenos, fluidos de gatos hidráulicos. En forma casera se usa el tártago como purgante, para suavizar el cabello, para engrase de vehículos y cueros, así como para fabricar masillas para calafatear embarcaciones.

ORIGEN

El tártago es una planta originaria de la antigua Abisinia (hoy Etiopía), Africa, es anual, bianual o perenne, según la especie (Ricinus communis, Ricinus persicus y Ricinus zanzibarensis). Es de zona tropical o mediterránea y sensible al frío.

CULTIVO

El tártago es considerado como planta anual cuando se lo encara comercialmente. La preparación del suelo es muy importante, sobre todo en suelos arcillosos.
Es indispensable una preparación de suelo con incorporación de materias orgánicas.
Se siembran entre tres y cuatro semillas en hoyos, con distancias de 0,75 por 1 metro en el caso de las variedades enanas anuales y con cosecha mecanizada; 1,5 x 1,5 metro para el Ricinus persicus; entre seis y ocho kilogramos de semillas por hectárea; 2 x 2 metros para el Ricinus zanzibarensis. El mantenimiento se reduce a una o dos limpiezas al inicio del ciclo asociadas con la entresaca cuando la planta tenga 25 centímetros de altura.

FERTILIZACION

La fertilización debe ser fuertemente fosfatada, a ser hecha al momento o antes de la siembra, en una dosis de 80 unidades por hectárea.
El ciclo varía de 150 a 250 días. Los rendimientos en cultivo puro varían de 600 a 1.800 kilogramos de semillas por hectárea; sin embargo, con un cultivo adecuado y bajo riego se puede sobrepasar un rendimiento de 4.500 kilogramos por hectárea. .