SISTEMAS DE CORTE Y PASTOREO


El pasto elefante (Pennisetum purpureum schum) es una gramínea muy conocida en nuestro medio, especialmente por su utilización como alimentación del ganado lechero en la forma de forraje picado. Varios estudios realizados con el pasto elefante (fertilización, cortes, variedades, etc.) contribuyeron a un mejor conocimiento de la especie, ya sea en el manejo como en la mejor utilización de la misma.

En este enfoque se dará énfasis a la forma tradicional de utilización; es decir, al corte y a la implementación del uso del pasto elefante en pastoreo directo, aspecto que requiere un conocimiento más profundo, especialmente de la fisiología de crecimiento y del manejo de la especie.

IMPLANTACION

El sistema de implantación es semejante a la caña dulce. Arada y rastreada normales de 20 cm con espaciamiento entre 0,80 a 1,00 metros. No hay necesidad de picar la muda en el surco, recomendándose mudas dobles distribuidas en el sentido "pie con punta". La cantidad de mudas requeridas es de 4 a 5 toneladas por hectárea. Aquellas plantas que posean una edad entre 3 y 12 meses pueden ser utilizadas como semillas.
En caso de que no se pueda plantar en el momento indicado, las mudas se pueden almacenar bajo sombra hasta tres semanas, pero en este caso el porcentaje de brotación se puede reducir en un 42%.
El estiércol animal debe ser incorporado en la cantidad de 20 a 50 toneladas por hectárea, especialmente durante la formación; después de cada corte es recomendable aplicar una tonelada por hectárea.
Es importante mencionar que el fósforo y el potasio deben ser aplicados durante la plantación y el nitrógeno después de los cortes, en cobertura. El costo de todo lo mencionado alcanza aproximadamente 720 dólares por hectárea.

CORTE

El corte debe ser efectuado a nivel del suelo; es decir, a 5 centímetros de altura, con una frecuencia de 60 días, porque es el momento cuando se conjugan la mejor producción de materia seca (MS), la digestibilidad y el contenido de proteína bruta (PB).
Como la extracción de nutrientes es muy grande en este caso, se recomienda fertilizar con: 200 a 250 kilogramos de nitrógeno por hectárea por año. 300 a 350 kilogramos de K2O por hectárea por año. 100 kilogramos de P2O por hectárea por año.
La producción de masa verde cultivar camerún es de 69% en el verano y 31% en el invierno. El cultivar napier rinde 1.800 kilogramos de masa verde por hectárea por año en el verano y 300 kilogramos de materia seca en el invierno. Esto demuestra que el frío actúa en forma negativa sobre la especie; en todo caso, la temperatura óptima para el buen comportamiento del pasto elefante es de 30 a 35º C.
Con referencia a la irrigación, la misma no llega a influir en gran medida sobre el rendimiento, pues no llega a corregir la estacionalidad de la producción (verano-invierno). Así, con irrigación se puede obtener un rendimiento de 24 toneladas de materia seca por hectárea por año, evidenciándose de esta forma que la respuesta está entre 20 a 25% a más, si esto comparamos con el costo que representa la irrigación, la misma resulta antieconómica en este caso.
La curva de crecimiento del pasto elefante demuestra que la mayor acumulación de materia seca ocurre entre las 8 y 15 semanas, posee la calidad forrajera entre 4 y 6 semanas (8 - 10 % de PB) y adquiere la digestibilidad verdadera (del 65%) entre las 6 y 7 semanas de su desarrollo.
Por otro lado, con 51 días de crecimiento la planta posee 77% de hojas, y con 96 días, 49%; entonces la encrucijada está entre la opción de mayor cantidad de forraje o la mejor calidad de la oferta forrajera.
En todo caso, dependerá del productor, de su conocimiento sobre el manejo del pasto, su grado de interés y de su realidad. Aun así, pensamos que con los datos ofrecidos el camino a seguir está marcado con respecto al momento y la forma adecuados de utilización, y solo restará poner en práctica lo aprendido.

PASTOREO

La implementación del pastoreo directo con pasto elefante, hoy día, es una práctica muy utilizada y con resultados sumamente alentadores. Considerando una rotación cada 40 a 45 días, los animales se pueden hacer pastorear en una superficie determinada con una probabilidad de utilización de los piquetes entre 1 a 2 días. Para el cálculo de piquetes se aplica:

D + 1
------- = Nº de piquetes
P O

PD: Período de descanso = 45 días para el pasto elefante PO: Período de ocupación = 1 día. Entonces el Nº de piquetes = (45 divido 1) + 1= 46 piquetes

El pastoreo debe ser rotativo, buscando productividad. Primero deben entrar a los piquetes las vacas en lactación, luego las vacas secas y los novillos de corte; estos son los llamados reparadores. De esta manera, los animales más exigentes se benefician inicialmente con el pastoreo de punta, donde se puede propiciar o no la eliminación del meristema apical.
Cabe acotar que con la eliminación del meristema apical se propician las brotaciones laterales y un mayor macollamiento de la planta. Es importante destacar que como una forma de suplementación es aconsejable ofrecer 10 a 15 kilogramos de ensilado de maíz o de sorgo por vaca durante el verano y 25 kilogramos en el invierno. El valor forrajero del pasto elefante pastoreado no difiere hasta aproximadamente 3 días en su composición.
Una hectárea de pasto elefante, con una producción de 30 a 40 toneladas de materia seca por hectárea por año, puede alimentar entre 10 y 15 unidades de animales (UA) durante 200 días, y considerando que cada UA consume entre 9 y 10 kilogramos de MS por día, la necesidad por UA durante 200 días será de 2 toneladas.
Con la producción de 40 toneladas de MS por hectárea en verano y el aprovechamiento de 50% de este forraje (20% de pérdidas durante el pastoreo + 30% de pérdidas en la forma de IAFR (índice de área foliar remanescente), la carga animal durante el verano es de aproximadamente 10 UA por hectárea.

PERSPECTIVA DEL USO DEL PASTO ELEFANTE EN LA PRODUCION DE LECHE

  1. Aumento de la capacidad de soporte: 6 a 7 vacas por día.
  2. Aumento de la producción y la productividad
  3. Economía de concentrados
  4. Mejor calidad de las pasturas
  5. Mejor aprovechamiento de las superficies.
  6. Menor extracción de nutrientes del suelo.

DIFICULTADES

  1. Competencia con brachiarias
  2. Resistencia del productor a la fertilización (con la misma se puede triplicar el rendimiento).
  3. Manejo inadecuado.
  4. Alto costo de implantación.
  5. Ataque de orugas.
  6. Peligro de verminosis.

CONCLUSION

La utilización del pasto elefante como corte y acarreo constituye una forma tradicional dentro de los sistemas de producción. No así el pastoreo, que requiere del conocimiento de técnicas específicas y que en el fondo es un trabajo multidisciplinario, porque engloba una serie de factores (el manejo, la fisiología y la fertilización, entre otros).
De ser estos bien orientados, indudablemente facilitarían el aprovechamiento de una manera más eficaz los recursos técnicos disponibles para la implantación y la ejecución de los mismos en los sistemas de producción.

Ing. Agr. Alfredo Salinas Daiub